CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, 29 de agosto de 2014

Viejos Amigos

Anoche fui a ver Viejos Amigos con una nueva amiga y tengo un par de cosas que decir al respecto. 

Para dar un poco de contexto, tengo que decir que la película trata sobre tres ancianos que deciden robar las cenizas de su mejor amigo para disponer de ellas como ellos asumen que él habría querido, esto debido a que consideran que su esposa era una pésima persona y la odian, y no desean que éste se quede para siempre en un estante adornando la casa. Entonces, la aventura consiste en seguir a estos señores recorriendo el Callao tratando de escaparse de la esposa y disponer de los restos ya mencionados. 

Ahora, esto puede generar un problema porque es obvio que estos tres señores se consideran con más autoridad sobre el amigo que la esposa misma, que finalmente es la que pasó su vida con el difunto; pero digamos que es de hecho posible que él haya querido que sus cenizas sean repartidas, después de todo, no sería la primera vez que se ignoran los deseos del fallecido, cosa que solemos dejar pasar porque finalmente los funerales (y la disposición final del cuerpo) son para los vivos, no para los muertos. Entonces ok, digamos que es válido haber robado los restos e ir en contra de la esposa, mientras estemos preservando los deseos del difunto.

La película es bastante chistosa en sí, hay un montón de situaciones divertidas que puedes sacar de tres viejitos fugitivos recorriendo los lugares donde pasaron su vida, todo bien con eso. El problema surgió con un chiste que mi compañera y yo no pudimos dejar pasar. Vale recalcar que hasta ese momento cualquier intento de comedia había sido situacional, por lo tanto este "chiste" no solo fue de mal gusto, sino que se sintió completamente fuera de lugar. 


Va más o menos así:

Están dos de los personajes principales esperando algo cuando observan por un segundo a Miguelito, el joven homosexual del barrio -que por cierto era un homosexual de libro, pero se los perdono porque todos los personajes secundarios también eran unidimensionales y clichés debido a que solo eran medios para llegar a un fin-, y un señor le dice al otro:


-¿No le dolerá usar ropa tan ajustada?
Y el otro responde:
-Les gusta que les duela.

*Risas colectivas de toda la sala*
*Intercambio de miradas de horror entre mi compañera y yo*

Ahora, podrán decir, "M., ¿no estás exagerando? Después de todo, ¡es divertido burlarse de los homosexuales!" Y yo les diré no, no es divertido, y les explicaré el problema:


Al decir esto, asumes que a los homosexuales les gusta el dolor, y a todas las personas que usan ropa pegada también, por lo que extiendes esta presunción hacia las mujeres. Entonces, a estos dos colectivos les gusta el maltrato, por lo tanto, por extensión son estúpidos, y esto te da risa porque ¿a quién le gusta que lo violenten? ¡qué tales imbéciles! y si tú los maltratas, les va a gustar, así que no deberías sentirte mal por maltratarlos porque están sintiendo placer. ¡Ja! ¡Les haces un favor! ¡Les gusta el maltrato!

Y no, simplemente no, estás perpetuando una cultura de violencia.


No digo que no existe gente que disfrute el dolor, pero con consenso, amigos, consenso. Y es extremadamente peligroso hacer chistes como el anterior porque tienes la aprobación de toda una sala de cine y probablemente todas las demás salas que hayan llenado, que están entendiendo que está bien ser violento contra estos colectivos. Y no lo está. Pero tú pensarás "¿Y? M., plis, no es como que van a ir a pegarle a un homosexual o a una mujer saliendo del cine, por favor, la gente sabe que no es correcto" y te diré que tienes razón, pero con ideas así en la cabeza es mucho más fácil tomar una postura pacífica -léase no hacer nada- ante los reales actos de injusticia. Y el que no reacciona ante las injusticias está siendo cómplice del victimario porque colabora con que estas se perpetúen.

Yo me pregunto, ¿tan difícil es hacer buena comedia? ¿Cuál era la necesidad de caer en ese hueco? 

Entiendo que debe ser difícil escribir un buen guión, pero ¡Cristo del Pacífico!, ya estamos en el siglo XXI, hay maneras más inteligentes de hacer reír a las personas, no existe excusa para perpetuar esta cultura del golpe. Y sí, la película no decía expresamente "anda a pegarle a un homosexual", y obviamente existen peores mensajes en los medios, pero esto no quita que con ideas aparentemente inofensivas como estas alimentamos al monstruo de la discriminación y la injusticia. No pues señores, no pues.

Debo admitir que hasta ese momento me estuve riendo bastante, y después de eso me costó volver a la diversión porque ya estuve más atenta y crítica ante los chistes que siguieron, pero -hasta donde pude notar- ese fue el único problemático. 

Solo esa escenita me decepcionó muchísimo, tanto que sentí la necesidad imperante de compartirlo aquí, y recordarles a ustedes que como consumidores de cine/tv/radio, what have you, deben prestar atención ante estas situaciones y tener siempre una mente crítica, aún entre risas, porque deben estar conscientes del mensaje que están recibiendo, cómo lo van a aplicar en su vida diaria y de ser posible, cómo puede afectar a el resto.

Dentro de todo, fue una película entretenida, la recomiendo si quieren reírse un rato y apoyar al cine nacional, pero están advertidos, espero que puedan pasar ese traguito amargo si deciden ir, yo no pude del todo. 

domingo, 13 de julio de 2014

Alemania

Por fin, ¡por fin! Alemania ganó el mundial.

Después de seguir a este equipo desde Corea-Japón 2002, es lindo ver que su esfuerzo por fin rinde frutos.
Ya mucho tiempo de segundos y terceros. 

Campeones mundiales.

Pensé que no podrían con ese árbitro que jugaba en su contra, ¡pero pudieron!

¡Qué alegría en verdad!

domingo, 18 de mayo de 2014

Bigmouth strikes again

La canción se puede escuchar desde ahora o al final, como quieran: https://www.youtube.com/watch?v=FgxEJOi6GtA

A veces, solo a veces, puedo ser una gran imbécil. Y es bueno que sea solo a veces, porque de otro modo sería un ser insoportable y no tendría amigos; pero cuando lo soy, realmente, REALMENTE, me luzco.

Debe ser una gran hipocresía mía. Siempre estoy corrigiendo a la gente, "no te expreses así, es misógino", "no uses ese término, es discriminatorio", o lo que sea. Ya me conocen por ser defensora de todos los seres humanos. Pero por algún motivo, a pesar de esforzarme por ser tan considerada con colectivos imaginarios, no tengo problemas al momento de ser mala con amigos o familia. ¿Por qué puedo ser tan desconsiderada con personas que me importan? ¿Por qué puedo ser tan cruel? 

Entiendo que mucho tiempo viví censurándome. De por sí, siempre me costó expresarme, me costó elegir, me costó hacerme escuchar. Elegí lo que me dijeron que elija, sea carrera, religión o postura amorosa, y viví así, sin decidir ni expresarme. Luego fui abriéndome, pero igual me costaba expresar lo que sentía realmente por miedo a la reacción de la otra persona, al rechazo, a lo que sea. En fin, entiendo que puede darme miedo volver a eso, a dejar que me pasen encima.
 
Pero existe una gran, gran diferencia entre ser comunicativa y simplemente ser cruel.

Si tengo tiempo de pensarlo, si encuentro otra manera de decir las cosas o manejar la situación, trataré de evitarlo. Pero a veces me agarran a la defensiva, a veces simplemente estoy harta, a veces tengo miedo de no poder escapar, a veces simplemente no sé la diferencia entre algo aceptable y algo irrespetuoso, y al final exploto. Lo cual es malo porque mi empatía falla al 100% y luego lo repaso y pienso "ay, csm, destruí todo lo bueno del mundo, ¡¿por qué soy así?!"

Destruí todo, yo y mi bocota. Nadie más.

 Y ustedes podrán pensar, "pero M., por lo menos reconoces que tienes un problema, es un primer paso". Y dejaré que Cristina Yang les responda: 




"Sabes, ser consciente de tu mierda 
y realmente superar tu mierda 
son dos cosas muy diferentes"

Porque sí. Puedo realmente sentirme mal al respecto, reconocer mi error y mi tendencia a ser así, pedir perdón y en serio sentirme completamente arrepentida, y un par de semanas después volver a embarrarla. Porque sí, puedo incluso ser peor que antes. Bigmouth strikes again.

Pero no, es injustificable. No es bonito, no es considerado, no es lo que quiero ser. No pediré nuevas oportunidades, ya muchas veces he demostrado que no las merezco, y no busco redimirme ante el resto aunque pueda sentirme a veces como una criminal; solo quiero ser mejor, porque sí. Es un camino, lo entiendo.

Mientras tanto, trataré de minimizar las bajas. Trataré de controlar las ganas de gritar, de destuir, de alejar con todas mis fuerzas. Si debo hacerlo de todos modos, trataré de ser menos mala. Trataré, trataré. Mientras tanto, queda esto.


No sé si sentirme bien por no ser la única con la capacidad de ser imbécil, pero igual reconforta un poco.
 
-Por cierto, la canción pertenece al The Queen Is Dead, no al Meat Is Murder, como haría creer la imagen. C'est tout.-

sábado, 10 de mayo de 2014

Mi primer día de la madre

Bueno, después de decir cómo odio el día de la madre, quería hablar un poco sobre lo que es ser mamá. Obvio, soy mamá de un perro y sé que si algún día soy madre de una persona y leo esto pensaré "¡Ja! ¡Pobre ilusa, es incomparable!" pero bueno, yo del futuro, déjame escribir.

El otro día estaba con mi mejor amiga y Tito en el parque cuando vimos a una señora pasar con su hijita de 2 años en triciclo mientras le cantaba alguna canción sobre la luna en tono de bebé. Marian me miró y algo preocupada me confesó: "Sabes qué M., miro a esa señora y creo que en verdad yo no podría ser mamá, les hablaría a mis hijos de iguales, no sé si tengo esa capacidad dentro de mí". Y en verdad, yo también me he sentido así, por eso le dije:

"Yo me sentía igual que tú, pero sé que sí puedo, y te pongo un ejemplo. Cuando recién llegó Tito a mi vida, no sentía que lo amaba y no sabía qué estaba mal conmigo porque no podía conectarme con él, pensé que nunca podría quererlo y que pasaría lo mismo con mis hijos. Pero ahora, me levanto todos los días a las 6 de la mañana para sacarlo, sea domingo o sábado, y lo hago feliz porque es mi hijo. Y le canto canciones solo para él y le hablo con voz de bebé, y nada de eso me molesta, es más, me nace. Y no hay nada más lindo en el mundo que estar echada y que esa bola de pelos camine y se eche a mi lado, y que ponga su espalda junto a mi pierna porque quiere sentir que estoy ahí. Eso hace que todo valga la pena, ya nisiquiera se siente como un esfuerzo."

Tito en verdad es lo más lindo del mundo, aunque me haga renegar porque volvió a comerse mi chapstick o a orinarse en el sillón blanco, sé que tengo demasiada suerte de tenerlo y me siento demasiado feliz de que me quiera y ya no imagino mi vida sin él.

Hace unos días soñé que había un apocalipsis zombie, ese debe ser uno de mis grandes temores, y estaba en el techo con un grupo de gente viendo cómo sobrevivir. En un momento tuve que bajar a mi casa por comida, justo no había zombies por ahí y aprovechamos para bajar. Al entrar, me di cuenta de que mis papás habían dejado a Tito en el cuarto de la empleada y se habían ido, y el momento más desgarrador fue darme cuenta de que no podía llevarlo conmigo porque ladraba y nos delataría. Era demasiado triste saber que tenía que quedarse abajo, solo, a merced de todo lo malo. En ese momento sentí que mi corazón se rompía en mil pedazos; por suerte fue solo un sueño.

Tito me obliga a ser mejor, me obliga a levantarme cuando no hago eso por nadie, me obliga a pensar en alguien aparte de mí. Si tengo que regresar para sacarlo a pasear, regreso. Si tengo que levantarme a las 5am, lo hago, me siento feliz de ver el amanecer juntos. Pasar dos horas en el parque no es ninguna tarea, agradezco cada momento que podamos pasar jugando.

A veces siento que puedo ser un monstruo, que destruí todo lo frágil que había en el mundo con algo que hice, y me siento como la peor persona del planeta; pero él no me ve así. Él se acerca y se echa encima mío, pone su cabeza en mi hombro y ronca instantáneamente, yo soy lo más bonito que existe, yo soy un lugar seguro. Y por eso estoy eternamente agradecida, por ser pura magia ante sus ojos, y trataré de ser tan buena como él me ve.

Solo imagino que cuando tenga hijos humanos ese sentimiento será mil veces más grande. Es increíble cómo puedes sentir tanto amor, aún cuando pensabas que no podías más. Y a la vez miedo, porque parte de ti corre por el mundo y solo puedes tratar de mantenerlo seguro. Pero sí, es grande, es bonito, y lo más importante es que es desinteresado, y eso te hace muchísimo mejor.

Ser mamá de Tito es volver a conocer el mundo; es emocionarte por la textura de la arena en el primer día de playa, sentirte orgullosa porque un día decidió comenzar a levantar la pata para orinar, o porque ahora puede saltar los arbustos. Es nunca más sentir asco al recoger caca e incluso sentirte feliz porque ¡bien brodercito, estás digiriendo bien tu comida! Es hacer nuevos amigos a quienes solo conoces como Mamá de Pucho o Papá de Keira; es saltar, correr y dar vueltas de nuevo, y organizar playdates con amigos perrunos. Ser mamá de Tito es ver lo más maravilloso e increíble del mundo en lo cotidiano. 

Por eso y por mucho más, gracias por dejarme ser tu mamá.

jueves, 8 de mayo de 2014

Día de la madre

-Lo siento, la borré de casualidad, iba más o menos así-

Odio el día de la madre. Odio la publicidad que me recuerda que se acerca, odio las fotos de las personas felices en Facebook, los discursos y cartas abiertas al amor maternal, odio que finjamos que nos amamos y que nos llevamos bien y tener que pasar ese domingo en familia, odio tener que fingir que estoy increíblemente feliz rodeada de estas personas, odio todo ese día. Lo odio desde el 2010 y quienes puedan unir los puntos sabrán por qué.
Es un día que preferiría pasar metida en mi cama cubierta completamente por las sábanas o simplemente en la calle con alguien con quien no tenga una conexión sanguínea. Hoy no me busquen, por favor.
En fin, espero que todo esto sea preámbulo de otra entrada, veremos.

lunes, 31 de marzo de 2014

Los perros

A veces siento pena por los lobos
que renunciaron a su libertad
por un poco de comida
y se convirtieron
en perros.

Y luego pienso que nosotros
hicimos lo mismo.

domingo, 30 de marzo de 2014

Crónica de Capital Cities

Acabo de regresar del concierto de Capital Cities, primera parada del festival Colors Night Lights y BRODER QUÉ TAL CONCIERTO.

Nombraré puntos porque estoy tan emocionada que no puedo escribir coherentemente.

Primero, Tourista la rompió como telonero. Creo que le abrieron a The Killers el año pasado, no estoy segura, pero esa vez no me gustaron nada. Ahora sí, increíble, todos estábamos empiladazos aunque no entendíamos nada de lo que decían.

Luego comenzó Capital Cities y abrieron con Kangoroo Court, la gente no podía más con la emoción. Buenísima canción y buenísimo comienzo. Saltamos todos chela en mano y el mundo estaba bien.

El trompetista (¿era una trompeta?) definitivamente se lleva el premio al músico más empilado de la noche, qué manera de cautivarnos y de meterle ganas a todas las canciones. Y uno de los vocalistas, ¿cómo es legal que sea tan churro? En verdad no lo entiendo. Qué hombre más hermoso. 

Ala, en verdad qué tal tonazo, si tienen la oportunidad de ir y les gusta bailar no se lo pierdan, y si tienen plata vayan a la primera zona porque han regalado unas varsity jackets hermosas entre el público y también se bajaron a saludar y dieron la mano a la primera fila en varias canciones.

Y el final, ¡no podía bailar más! He saltado hasta que mi cuerpo no pudo más y seguí saltando hasta que terminó la música, y seguiría saltando ahorita si hubiera más concierto.

¡Qué buena manera de comenzar con el festival!

Esperemos que el próximo domingo Cut Copy nos deje tan felices, porque hoy he salido increíblemente feliz. 

¡Les dejo una que disfruté un montón!



Eso es todo, pero ¡a seguir bailando!