domingo, 7 de febrero de 2010

La contradicción

(Este post va medio que dirigido a Shadia, no es el primero que le dedico, pero sí aquí. Va por nuestra coincidencia de pensamiento :) )

¿Qué vas a hacer con tu vida?
¿No quieres casarte, tener hijos y ser feliz?

Parecía una broma pero era en serio.

Tantas veces me lo preguntaron cuando hablé sobre mis planes para el futuro:
estudiar, hacer máquinas más eficientes, vivir en Sri Lanka, ir a África, vivir en una chacra y sembrar arroz y mango hasta mi muerte...

¿Dónde encajaba el amor y la familia?
¿Existiría alguien dispuesto a vivir eso conmigo?

Desde que entré a BI y leí "Casa de Muñecas", tuve la idea más que clara:
No quiero ser Nora.

Crecer, estudiar, trabajar, casarme, tener hijos, morir. Esa no iba a ser mi vida.

Tan simple, tan ordinaria.

Un año después lo pienso.
Lo pienso y lo pienso.

¿Nunca querer a nadie?

Me imagino con mis hijitos bebitos, viendo tele y me encanta la idea.
Ya los amo y aún no existen.
¿Por el trabajo podría sacrificar su existencia?
No.
Entonces viene el debate conmigo misma.
"Caíste, eres una de esas que esperan casarse, tener hijitos, ser olvidada. Dejar que otros sean relevantes y quedarte atrás, en segundo plano."

Tengo esa idea en la cabeza, de que las mujeres hacen eso. Cuando hace años que lo superamos. No es que sea algo malo pero ahora podemos elegir si queremos ser amas de casa o tener una exitosa carrera, ya no nos lo imponen.

Pero tenemos esa idea. Yo NO quiero ser como Nora. No quiero pasar mi vida tratando se hacer feliz a mi esposo y decorando mi casa y cuidando a mis hijos. Esa NO es mi vida.

Es chistoso.
¿Qué vas a hacer con tu vida?
Como si fuera una pregunta como: Tienes 10 soles, ¿qué vas a hacer con ellos?
¿Qué vas a hacer?

Queremos demostrar que somos tan o más capaces que muchos hombres. Que podemos trabajar, viajar a donde queramos, vivir intensamente.

Pero no podemos (o no puedo) negar esas ganas de tener una familia.
Está en nuestra naturaleza.
Mas no me gustaría pensar que en sólo la de las mujeres, sino en la de todos.
¿Para ellos es más fácil desprenderse?
¿Cómo podían irse de su hogar tan fácilmente a trabajar, mientras se perdían la infancia de sus hijos?
¿No les partía el corazón?

Todos esos planes que hice, quiero cumplirlos.
No echar raíces me ayudaría a eso: si tengo un enamorado, es probable que no cumpla los planes de los viajes, podría hacer que me quiera quedar y no haría lo que había planeado.
No quiero eso.
Pero, si decido no irme, sería por algo, ¿no?
Podría encontrar esa felicidad en ser ama de casa (neh, nunca tanto) pero sí en quedarme en un país toda mi vida y tener una vida como... la de mis papás.
No, ¿por qué tan poco?
Quizás no es poco.
Quizás es más valiente quedarte a hacer una familia.
No, ¿por qué tan poco?

De algún modo, creo que sigue siendo diferente para un hombre que para una mujer.

Si un hombre decide quedarse en su casa a cuidar a sus hijos es porque él lo eligió.
Si una mujer decide quedarse en casa a cuidar a sus hijos es casi como si hubiera caído en una convención social.
No digo que sea verdad siempre, pero a veces lo siento así. Como si fuera una falla ante las mujeres que lucharon por nuestros derechos y la igualdad por quedarme.
Como si fuera mi deber hacer mucho más con mi vida.
No impactar en la historia y dejar mi marca, después de todo la historia del hombre es una nada en el universo, sino impactar a más gente y mejorar sus vidas.

¿Serán esas ganas de ayudar a los demás y dedicarles todo una excusa para no tener que afrontar mi vida, para no tener que elegir?
A veces mi mamá me dice: "Si yo hubiera sido hombre, sería millonario." Pero renunció a un trabajo donde hacía un montón de plata para poder criarnos a mi hermano y a mí.
Esa fue su decisión y la tomó consciente de todo, ahora dice que ama su vida y no cambiaría nada.
Pero a mí a veces me parece tan poco...
A ella le gusta y la llena, eso debe ser lo importante.
¿No quieres casarte y ser feliz?

No lo sé, no sé cómo se dará mi vida.
Creo que le sigo cerrando las puertas al amor porque siento que eso podría hacer que olvide mis planes.
No creo que sea correcto hacer eso.
Nadie conoce el futuro y quizás el amor sí me haría feliz.
No lo sé.

El punto.
¿Quieres una vida de satisfacciones personales pequeñas o de muy grandes acciones?
Quieres ambas.
¿Puedes con ambas?
Si no pudieras, ¿cuál preferirías?

9 comentarios:

Caballero* dijo...

Primer comment. Aún no leo, pero supongo que habrás mencionado lo que dije. Te cancelé! (:

Caballero* dijo...

No me pusiste, Sonsa. Ahi falta mi crédito. No te acapares todo!
En fin. jajaja. Bueno el post.

Mao. dijo...

el hecho no es olvidar tus planes sino mas bien compartirlos con esa persona que tenga la habilidad de comer helado y con eso no solo tendrás la satisfacción de cumplir tus planes sino que también tendrás la felicidad de haberlo hecho con esa persona

Shaadiaa (: dijo...

BROOOOODER amé el post (:
Ya te dije, no sé exactamente que voy a hacer pero una cosa es segura, quiero dejar mi marca.
"Nació, creció, se casó y murió" JA! Hablaos
Sigo viendo si puedo ir hoy :S

F.B dijo...

Te he dejado un par de comentarios anónimos en algunos posts, pero ya fue con eso.
Por alguna razón me recuerdas a lo que alguna vez fui, cuando tenía 15 y lo único que hacía era pensar, pensar, pensar.
Para ir de frente al punto, si te das cuenta tú también eres parte de la mayoría, ya que practicamente estás diciendo que hay sólo dos clases de personas: las que siguen el protocolo de vida y las que no. Como si realmente no se pudiera ser diferente, ser un intermedio y ser feliz, ¿no?
Y fácil es cosa mía pero cada vez que hablas de un hombre es como si en el fondo lo desearas, porque lo quieres, porque tienes 17 y sientes.

Piensa, pero no tanto. Haz lo que quieras.

Thalía dijo...

"No impactar en la historia y dejar mi marca, después de todo la historia del hombre es una nada en el universo, sino impactar a más gente y mejorar sus vidas."

Yo tengo 17 años, estoy convencida que de grande lo único que quiero ser madre. Y es así porque pienso que no hay mayor forma de impactar a más gente y mejorar sus vidas que teniendo hijos. Trayendo a alguien al mundo, y enseñarle cómo vivir. Realmente no se me ocurre mejor manera de dejar una huella.

Mafe dijo...

yo solo quiero ser feliz

José O. dijo...

Dice un sabio dicho:
"para saber qué hacer debo antes saber QUIEN SOY"

Quien eres?

Creo que tu razonamiento en general es muy lúcido... pero en parte también caes de la corriente de este mundo, de ver lo aparente, y dejar vacio de contenido los valores de fondo, lo esencial...

Quieres ser una más del mundo que piensa así? Que no respeta verdaderamente a las mujeres y al don magnifico de la maternidad?
Hay que mirar más hondo.

En mundo necesita de gente que deje huella, para bien. El mundo necesita con urgencia de gente que haga de su vida algo grande.

Pero la revolución que se necesita es la revolución del amor, fundamentalmente. Y esa se construye en el día a día, desde las cosas más pequeñas...

No sirve de nada tener un premio nobel de fisica, o haber salvado cientos de focas, si es que no amas, si es que no has DEJADO HUELLA en una persona.

La maternidad es una vocación hermosa y digna, para dejar huella en las personas.

M. dijo...

José, como siempre, sabio.