lunes, 18 de octubre de 2010

Crónica de Kevin Johansen + The Nada

Bueno, qué se puede decir, es Kevin... y lo amo.

La primera vez que escuché de KJ (oh Dios, ¿Kevin Jonas?) fue en 2004, cuando en Planeta aún pasaban música en español y a alguien se le ocurrió la genial idea de pasar "La Procesión". Era rara, ¿era cumbia? y me gustaba mucho; pero, por cosas de la vida, preferí seguir escuchando a Juanes que a Kevin. Sí.
En fin, este año, gracias a maravillosas influencias, escuché más de él y me enamoré. Bajé pocas canciones pero YouTube ayudaba lo suficiente, el libro Oops me dio la guía de lo básico y comprar el "Sur o No Sur" fue una sabia decisión.
Su concierto no pudo haber llegado en mejor momento.

Llegó el 16 de octubre y, tras una ida a la Cato cantando algunos de los temas más conocidos con Mafe, llegamos al lugar del concierto. Nos ubicamos, una segunda fila muy lejana para mi gusto pero con un buen propósito, y esperamos a que comience. Ansias, ansias, ansias.

Fue el comienzo más extraño que he visto. Una señora en un vestido negro con un Piolín de piedritas plateadas (la que se fija en todos los detalles para rajar) comenzó a dar todos pero tooodos los agradecimientos y contó un poco sobre Kevin, el "desgenerado", en Lima. Bueno, ¡qué comience!

Por fin salieron Kevin y The Nada, todos en nuestra gloria. Comenzó con "Road Movie" y para mi disgusto, no nos podíamos parar (o quedaba implícito que no se podía).
Siguieron las canciones, la parte lenta de la noche, pero buenísimas todas. "El Círculo", "No voy a ser yo", "Hamaca", "El Palomo", nada de bailar aún pero hermosas, aunque yo ya quería moverme.

¡Vamos al momento oscuro de la noche! Kevin se cambia de polo y comienza: "Las cosas no andaban bien, nada me salía, se me caía la correa de la guitarra, estaba peor que el minero con dos esposas, una parte de mí no quería salir de la mina, mi vida era un túnel sin salida, pero..." Con todos entre risas comienza "Desde que te perdí", que cantábamos con el corazón en la mano. Hermosa (fácil la palabra más usada en toda esta crónica). Seguimos, seguimos.

En una parte Kevin y un The Nada tocaron con charangos (creo) y dijeron "un beso a la que adivine la canción..." Empezó y le dije a Mafe "Hotel California". Efectivamente, era. Es uno de esos momentos que recuerdas y piensas "¡¿Por qué mierda no lo grité?!" Lección para la posteridad: Si te lanzan uno de esos retos, nada pierdes gritando, ¡grita ctm!

Más canciones lentas. Y comienza "Cumbiera Intelectual", aunque no había cumbiera y todos seguían sentados. Yo ya no podía más, ¡hay que pararnos! Algunas se atrevían a pararse y bailar en su sitio pero seguíamos demasiado controlados. Nos mandaban a bailar y poco a poco nos movíamos.
Luego vino "(SOS) Tan Fashion" y por fin la gente se movió, todos se juntaron en los pasillos pero aún no se ponían adelante. Parecía una coreografía, hasta pensé que lo era. Saltábamos y éramos felices cantando
"it's ok, it's ok, está bien..."
Con "No me abandones", que era completamente diferente a lo que imaginaba, todo el semi orden del pasillo se destrozó y nos pasamos adelante. Lamentablemente lo de estar en segunda fila nos jugó en contra porque no podíamos salir tan fácilmente y no llegamos tan adelante como yo hubiera querido. Pero bueno, bailemos todos.

Antes de "Anoche soñé contigo", como ya todos deben saber a estas alturas, pasó algo muy bonito. Un chico subió al escenario con su enamorada, le cambió la letra la canción y, ante el "awww" colectivo de todos los presentes, le pidió matrimonio. Nunca había visto una pedida de mano y siendo tan sentimental casi lloro, fue muy muy bonito. Y con una pedida de mano así, fue un "sí" definitivo. Luego se quedaron bailando en el fondo, completamente felices, mientras todos cantábamos
"qué lindo es soñar...". ¿Ya dije que fue hermoso?

Después de eso seguimos bailando y cantando, no sé en qué canción bailamos "como familia griega" según Kevin, pero fue divertido semiabrazar a extraños. Saltamos todos con "Logo", bailamos con "La Procesión" y cantamos sinsentido con "Guacamole". Todo terminó apropiadamente con "Fin de Fiesta", aunque nadie quería que termine.

Fue un súper concierto, nisiquiera quise grabarlo porque preferí prestarle toda mi atención y tampoco puedo describir todo lo que sentí al verlo ahí. Simplemente es un "ya quiero que vuelva."
Aunque tuvo sus faltas, por favor la próxima con cumbiera, Liniers y que canten "Timing" y "Star Estrella" (gran debilidad por el "Sur o No Sur").

Al fin de cuentas: grande Kevin, grande The Nada, súper concierto. Definitivamente, que se repita.
Fue genial.

3 comentarios:

F.B dijo...

En serio quiero entender por qué a tanta gente le gusta Kevin Johansen...

Thalía dijo...

Alucina que fácil estábamos cerquísima cuando la gente se paró adelante. Jalé a Rodrigo corriendo en el No Me Abandones y tras dármela de James Bond llegué adelantito. Bailé demasiado, canté demasiado, me emocioné muchísimo con la pedida (sobretodo porque era mi canción favorita de las lentas creo) y en serio me fascinó.

Ya quiero que regrese, estuvo demasiado. Por cierto, tengo un poster del concierto. ¿Lo quieres?

M. dijo...

Sísísí :)

Yo no estuve tan adelante para esa parte, me la bajó mucho D:
La próxima trepo para llegar a primera fila, como sea!