lunes, 10 de noviembre de 2014

Crónica de The Drums + MGMT

El martes pasado fue el concierto de The Drums con MGMT en el parque de la Exposición y fue un evento realmente memorable, tanto que me animo a escribir al respecto. Aunque no será exactamente como antes.

Fue el 22 de setiembre cuando se anunció el concierto y me enteré por un mensaje de Facebook: "oe, vamos a MGMT?". ¡¿QUÉ?! ¡¿MGMT EN LIMA?! Fue una cuestión de abrir inmediatamente Google y tipear lo primero que fuera a lanzar resultados, entrar al primer link que encontrara con algo de información y leer. ¡¿VIENEN CON THE DRUMS?! ¡JESUCRISTO, ¿QUÉ HE HECHO BIEN EN ESTA VIDA?! nada. En fin, lágrimas de felicidad se acumularon en mis ojos, realicé las llamadas respectivas a los amigos correspondientes, y a comenzar la cuenta regresiva.

Y llegó el día.

El martes simplemente estaba emocionada. La emoción recorría todo mi cuerpo y la sonrisa no salía de mi cara. Por fin, después de dos años de espera, iba a ver a The Drums. Y bueno, un recontra plus era MGMT.

Fui con Thalia, unos amigos habían llegado antes así que nos colaron, y me sorprendió mucho que haya tanta gente desde tan temprano. Tomamos un par de tragos para hacer tolerable la espera (abrir las puertas a las 7.30pm, no seas maleado) y por fin llegó la hora. Todo bien con las entradas virtuales, eso hizo mucho más rápido el ingreso con respecto a otros conciertos, así que bien por eso.

Ya estaba tocando Delta Venus y había una cantidad decente de personas adelante, lo cual haría realmente retador estar en primera fila. Fui metiéndome como pude tratando de estar lo más adelante posible para Drums y llegué a la fila 11 (lejos, lo sé). Cuenta regresiva de nuevo.

Por fin, The Drums. No podría irme demasiado en detalles, porque fue demasiado emocionante como para contarlo de nuevo. Solo sé que fue todo lo que esperaba y más. Fue uno de esos conciertos en los que solo cantas con todas tus fuerzas, sonríes, y tus pies ya no tocan el piso pero no importa porque la gente te mueve. Me encantó estar ahí, terminé llegando a quinta fila y salté como hace tiempo no lo hacía. Jonny es hermoso, hermosísimo, casi lloro cuando dijo "This is a song about my best friend", corazón roto en mil pedazos en ese momento; Jacob bailaba lindo desde su sitio, al resto en verdad no lo vi mucho. Fue increíble escuchar las canciones que me han acompañado en tantos momentos de amor y desamor en, y que de alguna manera mística fueran mucho mejores en vivo. "Forever and ever amen", "How it ended", no podía pedir mucho más.

Finalmente llegó "Down with the water" y ya sabía lo que significaba eso, el final. Aproveché para guardar ese momento en mí, el sentimiento, estar rodeada de tanta gente que quiero, y de tantos desconocidos viviendo una experiencia tan fuerte como es ver a una banda que significa tanto de maneras diferentes para cada uno. En fin, súper emoción, gracias por todo The Drums.

En el descanso me encontré con más amigos y una comentó que quizás podría conocer a The Drums, entonces fui con ella a hacer lo posible, comenzó MGMT y yo seguía tramitando a ver si se podría o no. Entre que escuchaba el concierto y veía eso, terminé metiéndome en el concierto y no conociendo a The Drums por no responder a tiempo un mensaje, pero todo bien. Esta segunda parte fue mucho más tranquila, a pesar de que tocaron canciones que me gustaban, estaba realmente desconcentrada y no llegué a conectarme nunca. Pero todo bien de todos modos. Tocaron varias canciones que me gustaban, solo diría que es un crimen no tocar "Brian Eno". Y terminó.

Si bien le tengo cariño a MGMT, no puede compararse con lo que fue The Drums: hay algo muy especial en ver a una de tus bandas favoritas en vivo. Entiendo que para muchos no tiene sentido, que es lo mismo que ponerlos en la radio o lo que sea, pero para mí hay muy algo especial. Supongo que tendrá que ver con que por un momento ves a estos seres humanos que han logrado un impacto en ti sin conocerte, que te han acompañado y han puesto en palabras y música lo que sentías, y ahora ellos también te ven y viven algo contigo, comparten cantar emocionados, y eso es inmensamente especial.

En fin, fue un gran gran gran concierto y reservo la parte de The Drums para mi T3 de conciertos. Y de los recuerdos más felices para siempre. Una lástima que no dejaran llevar cámaras porque quería tomar instantáneas. Que sea para el 2016.