domingo, 20 de diciembre de 2015

Crónica de Morrissey en Lima

Solo escribiré que ayer conocí al amor de mi vida, que no me conoció pero estoy flechada.

Es el mejor concierto al que he ido y lo sabía desde antes de que comience. 
Es increíble y no creo que nadie más pueda lograr lo que él, que yo sepa que no va a tocar mis canciones favoritas (I know it's over y Bigmouth strikes again) y aún así darme el mejor concierto.


Morrissey es un maestro, se conectó con el público desde el primer momento y dio un espectáculo que no se limitó a lo musical, sino nos dejó con un mensaje que nos acompañará a largo plazo. 

No puedo elegir una parte favorita y no pretenderé hacerlo, disfruté de principio a fin. Me encantó que hablara en español, su manejo del escenario, que tocaran El Cóndor Pasa, el hecho de que haya sido en el anfiteatro y eso permita tenerlo tan cerquita como lo tuve, y sobre todo su voz. Su voz perfecta, grave y envolvente. Podría escucharlo cantar el abecedario y aún así estaría embobada. 

Fue hermoso, simplemente fue hermoso y no puedo decir más que eso.
Ese hombre es un amor y espero poder volver a verlo algún día.
Si tienen la oportunidad de verlo, háganlo, no hay pierde.

Moz is boss y dueño de mi corazón. 

1 comentario:

Ghilmar Rubio dijo...

¡Hola!, ¿qué tal?...
Tuve la suerte de verlo en su primera presentación en Lima, hace ya unos años y déjame decirte que aún no puedo escribir mi experiencia pues a veces siento que es inefable, aunque admito el intento que hiciste al describirlo, sé que tienes tantas cosas más y detalles que contar, y esas cosas no se pueden escribir. Con leerte, volví a sentir esa emoción de aquella noche... ¡Qué increíble!.

Muchos saludos.