martes, 7 de mayo de 2013

Pride

Nunca he ido al Pride (aka La Marcha del Orgullo LGTB) por distintas razones, aunque desde hace varios años quiero ir.

En el 2010 comencé a interesarme realmente por la igualdad de las personas LGTB (pueden leer todo en esta etiqueta); comencé a cuestionar su deseo a casarse, el trato que recibían, los miedos que podían tener. Me di cuenta de que no éramos tan diferentes al final.

Desde ese año quise ir a la Marcha del Orgullo, pero nunca lo hice. Para quienes no lo sepan, esta marcha se lleva a cabo una vez al año a fines de junio, conmemorando los disturbios de Stonewall. Se desarrolla en muchísimas ciudades en todo el mundo, a veces congregando a miles de personas, familias completas, que van a manifestar su apoyo.

¿Por qué no he ido hasta ahora?

-Mis papás  La primera vez me pidieron que no vaya, las siguientes ya como por inercia. Ellos no apoyan el matrimonio igualitario por motivos religiosos, respetan a las personas, a veces se les escapa la homofobia pero siempre están dispuestos a escuchar. Me pidieron que no vaya y ya, no fui. No estaban de acuerdo, les parecía peligroso, en fin. No fui.
-Miedo hacia las personas que podían ir a hacer daño, hacia las fotos en las que podría aparecer y luego podrían usar en mi contra (¿futuros empleadores?), el qué dirán, etc.
-Flojera porque cae sábado y me gusta no hacer nada los sábados

Ahora, ¿por qué es este año diferente?
Con la Marcha cerca, me puse a pensar que este año es mi deber ir. Antes todo parecía lejano, pero después de 3 años leyendo noticias de todo el mundo al respecto, siento que ya es un deber. Y les diré por qué siento que debo ir y por qué creo que uds también deberían. 

La Marcha es una manera de hacer notoria a una comunidad que muchas veces es silente. De demostrar que existen, aunque normalmente no lo notes. Son personas que aún siendo pareja no caminan de la mano por temor a que les claven un cuchillo, que no se dan besos ni en el cachete en público por las cosas que les pueden gritar, que puede que nunca notes, pero existen. Y es una manera de demostrarlo. 

¿Y por qué nos tenemos que mover por la igualdad?

Por los crímenes de odio - Porque no es justo que mis amigas tengan que tener miedo en el paradero porque las vieron darse un beso en el cachete (léelo acá), o mis amigos nunca se den la mano porque les van a gritar "cabros de mierda" o peor aún, les van a pegar. Porque lo único que recibes siempre que te quejas es un "escóndete, la gente es intolerante". Porque siempre lees de gente a la que le sacaron la mierda hasta dejarlos en coma, o les tiran puñetes por darse un beso en una reunión, o son quemados con cigarrillos, o quemados por sus propios padres. Porque escuchas países en los que literalmente es el gobierno el que hace leyes para matarlos. Porque sabes que en Perú son los policías los que muchas veces los maltratan. Porque las municipalidades creen tener derecho de botarlos de áreas públicas y pasan políticas obviamente discriminadores sin problemas. Y lees y lees todos los años, y no cambia nada.

Por el Matrimonio - Muchas personas dicen que el propósito del matrimonio es tener hijos y no pueden tener hijos así que no, no hay matrimonio para ellos; otros dicen que quieren casarse porque quieren ser igualitos a los heterosexuales y deberían conformarse con estar juntos y ya; otros dicen que simplemente es porque son escandalosos y quieren una la ceremonia. No es por eso, pero ¿qué tendría de malo? Debe ser hermoso tener una ceremonia y que vaya tu familia y te vean jurar amor por siempre a tu pareja, pero no es solo eso. ¿Acaso creen que ese es el propósito del matrimonio? No. Estar casado implica una serie de privilegios, reconocimiento ante la ley de su unión y su condición de pareja, y tengo un ejemplo perfecto que leí hace poco y me resultó horrible:

Un hombre contaba que llevaba 35 años con su pareja, quién en los últimos 6 años sufrió de Alzheimer. No existe ningún tipo de reconocimiento para parejas del mismo sexo en ese estado, pero firmaron unos documentos que les daban poder de decidir sobre el otro si fuera necesario.
Un día,  la hermana del señor con Alzheimer -que no formaba parte activa de su vida- apareció y se llevó a su hermano a un asilo, pasando por encima del documento que habían firmado (tan fácil como decir "tiene una enfermedad mental y no sabe qué firma"). Dio una orden para que su pareja NUNCA pueda entrar a verlo, sin nada que él pueda hacer al respecto. Vendió la casa donde habían vivido juntos por años y se llevó el dinero de la venta, todo para ella. Él se quedó en la calle y no puede hacer nada, porque para Texas es como que tu mejor amigo pida tus cosas, no tiene derecho sobre nada.
Él contaba esto y lo único que realmente le importaba y le dolía, era que nunca iba a volver a ver al amor de su vida. Y no puede hacer nada al respecto.

Aquí enumero algunos derechos que tienen las parejas casadas y no tienen las demás: herencia automática, transferencia automática del contrato de arrendamiento de propiedad, determinación del entierro (aka poder decidir qué hacer con el cuerpo), custodia de los niños, adopción compartida y foster care, paternidad compartida, decisiones médicas a nombre de la pareja, derechos de visita a la pareja si está en la cárcel o prisión; etcétera, etcétera, etcétera. En EEUU son 1198 derechos, acá no estoy segura de cuántos serán pero tienen una idea. 

Bacán si no quieres que se casen religioso, no es lo que buscan. Pero lo único que haces al negarles el derecho a matrimonio, es negarles las cosas que lees arriba. No van a dejar de existir por no casarse, y lo mínimo que puedes hacer es reconocer que merecen estos privilegios para que no se repitan casos como el que ya conté. Es egoísta no hacerlo.

 Ir, manifestarse, es una manera de demostrar que nos importa. Y puedes decir ¿por qué tenemos que luchar por ellos y sus derechos en vez de los indígenas u otras minorías?
Porque esto no es una cuestión de "lo uno o lo otro", no tienes que elegir. Lo que tienes que hacer es defender lo correcto, y la discriminación no lo es.

Estoy harta de leer a pastores diciendo que esto es el fin de la familia, de figuras públicas que dicen que si ven a dos personas besándose frente a un colegio les saca la mierda (Butters, alucina que nadie quiere agarrar frente a un colegio, eso no debería hacerlo nadie nunca), de leer a ex congresistas diciendo que no es natural (dile eso a los pingüinos, amix) o ver cómo policías no dejan que pase una manifestación LGTB y tú piensas "ah bueno, seguro no dejan pasar a nadie a la plaza", pero le abren las rejas a un grupo religioso completamente en contra. No vale pues. No deberíamos tolerar esa discriminación, y si nos quedamos sentados en nuestra casa y dejamos que vayan a marchar cuatro gatos, va a parecer que a nadie le importa, porque no les importó lo suficiente como para ir a mostrar que les indigna. 

Pero Pride no es una manifestación negativa, es una celebración de orgullo y dignidad. Es una fiesta, donde se reencuentran amigos y se reúnen familias y van a decir "estoy orgulloso de ser así", "estoy orgulloso de mi hermano", o simplemente "apoyo a este grupo de personas porque es lo correcto". Y deberíamos ir todos porque quienes toman las decisiones tienen que saber que están tratando con personas, con sueños y metas y derechos, a las que se comprometieron a ayudar, les guste o no. Y nosotros estamos ahí para apoyar y celebrar y luchar por lo correcto, les guste o no.

Vamos, pues.

1 comentario:

merodeadoroscuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.