miércoles, 23 de octubre de 2013

Girly Girl y Radical Self Love

No sé si recuerdan que hace años escribí una entrada con pequeño oso sobre ir a Do It! y sentirme completamente fuera de lugar entre las chicas con falda a la cintura y perfectamente arregladas. Y me parece increíblemente chistoso que ahora mis prendas favoritas son las faldas y los vestidos, me encanta arreglarme el pelo y maquillarme aunque sea un poco antes de salir, cuando son cosas que criticaba antes. 

¿Por qué?

En el segundo ciclo de la universidad, o al final del primero, me di cuenta de que no era feminista ni menos opresor no usar vestidos o arreglarme. 

Lo que más temía en el colegio era terminar como Maggie de "La gata sobre el tejado de zinc caliente", encerrada en un matrimonio infeliz e intrascendente. O como Nora de "Casa de muñecas", ser un accesorio por muchísimo tiempo y al final rebelarme pero haber perdido muchos años. Lo que no notaba en ese momento era el poder de Maggie; aunque pareciera víctima era una mujer increíblemente poderosa, que para el final de la obra demostró el dominio sobre su esposo y, aunque intrascendente para la sociedad, logró su meta. 

En fin, el punto era que me di cuenta de que no era menos opresor usar vestidos o faldas, porque eso era simplemente un símbolo de lo que consideraba una mujer oprimida, sin darme cuenta de que al prohibirme vestirme de cierta manera yo estaba perpetuando la misoginia y oprimiéndome sola. Al realizar la conexión falda=femenino=malo estaba prohibiéndome explorar un aspecto que, debo admitir, me encanta.

Me parece divertidísimo usar vestidos, me siento linda, me gusta pintarme, verme al espejo y decir "carajoquélindasoy". Para muchos sonará creído pero sorry not sorry, me gusto pues. Me gusta haber superado la época en la que me sentía un mono y se burlaron de mí por mi físico y haber aprendido a aceptarme (y bueno, la edad me hizo bien), y quererme un culo. Porque me siento bravaza pues, me despierto feliz de ser yo.

Es bien importante aprender a quererse y cuidarse porque eso hace que no aceptes basura de los demás, aún en los días malos. A veces cuando me sentía triste me arreglaba un montón y pensaba "Oe eres bravaza, cero tristeza" y, aunque no sea la cura de la depresión, verte bien te ayuda a sentirte bien, o por lo menos a no sentirte peor ("puta estoy triste y encima me veo horrible, todo mal", no ayuda pues).

En fin, se me ocurrió escribir esto porque estaba ordenando mis esmaltes y pensé "ala, en verdad me encanta comprar esmaltes", y me gusta haber aprendido a hacer estas cosas por mí, no para que me griten cosas en la calle, no para impresionar a nadie; no, para mí porque a mí me gusta cómo me queda.

Radical self love, amigos.

Odio ver cómo tantas mujeres se dan con látigo por sentirse horribles cuando a mí me parecen tan bonitas y odio saber que les han metido la idea en la cabeza de que tienen que ser de cierta manera y por no serlo son feas o nadie nunca las va a querer. Ala, eso es tan falso, son todas tan bonitas, no lo puedo creer. 

Obviamente no necesitan mi opinión sino creerlo solas, aprenderlo solas, e ignorar a todos los idiotas que dicen "flacas 2D" como si tuvieran algún derecho de criticar la distribución de la grasa corporal en otra persona; no flaco, no, and you're never ever ever gonna get laid porque eres un imbécil y no sabes apreciar a las mujeres por lo que son, mucho más que un cuerpo, y de todos modos, todas bellas

Ala me acuerdo de ese imbécil (porque sí, te insulto por perpetuar eso que considerabas chistoso) que escribió lo de "flacas 2D" en su Facebook y todos los hombres que lo aplaudieron, y no entiendo dos cosas:
1- Cómo tiene amigas, ¿por qué querrías ser amiga de alguien que habla así de una persona?
2- Cómo tuvo o pretende tener enamorada: Porque, flaquisha, si escribe eso sobre las mujeres y te sientes especial porque te dijo que "tú no eres como ellas", no te sientas especial, porque apenas dejes de encajar en lo que él considere "apropiado", te va a tratar con el mismo desprecio que a todas las demás, y no tiene ningún derecho a hacerlo pero como vas a dejar de sentirte digna, te vas a dejar. CORRE.

No todo está perdido. Podemos aprender, obvio. A querernos y a respetar a los demás, y a dejar de sentir que burlarnos de los demás nos hace chéveres y dejar de imponer maneras de verse a las personas, porque todos deberíamos aspirar a ser sanos y punto, en la diferencia está la belleza.

Y me gustó leerme hace 4 años y saber que, si bien cambié radicalmente en lo físico y me encanta, me divierte; lo interior permanece, y eso me gusta más:

"Yo no quiero algo artificial, algo impuesto, quiero lo de verdad y aunque no siga el plan común, aunque no lo encuentre, no me sentiré menos por eso.
Hoy me dijeron que nadie elije ser soltero, que uno elige estar con alguien o dedicarle la vida a Dios, pero no pasar la vida solo. Yo prefiero pasar la vida sola que conformarme con quien se me presente...

No necesito a alguien para sentirme completa. Y, si llego a elegir a alguien, sepan que no me conformé, que lo hice porque en esa persona encontré algo único y no porque necesitaba estar con alguien. "

 
Qué chévere era, me siento orgullosa. Ji. 

Besos para todos, abrazos para todos, gracias totales.
¡JA!

2 comentarios:

silvinaa fiore dijo...

Jajaja,me gustó mucho esta entrada,sobre todo porque me sentí identificada,yo también pasé por esa etapa y ahora me gusta arreglarme un poco más...me gustan los vestidos y faldas (cosa que hace unos años era impensable,en verano me la pasaba de pantalón xD ) y bueno,también me sentí identificada con lo de estar en una relación...tengo 18 años y hoy cumplo 3 meses con mi primer novio :D y sí,estoy con él porque realmente me enamoré,y no porque sólo me gustaba o para no estar sola

Jesus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.