domingo, 20 de octubre de 2013

Ternurita

Ayer regresaba con Tito de pasear, cuando éste olía los últimos árboles de la calle antes de regresar a casa. De pronto, aprovechó la elasticidad de su correa y fue a oler algo a la pista. Luego, comenzó a lamer.
"Qué perrito más tonto" -pensé, pues ¿qué podría estar comiendo? ¿asfalto?

Y lamía y lamía, hasta que ya impaciente fui a ver con claridad qué era eso tan apetitoso que lamía.
Nada menos que una paloma muerta recontra aplastada pegada a la pista. ¿Y Tito? feliz.

Qué tierno mi perrito, toda una ternurita.
 


1 comentario:

Jesus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.