viernes, 21 de agosto de 2009

Daño

Es curioso cómo una sola palabra puede destruirme.
Es curioso cómo después de tres años, me puede doler de la misma manera.
Quizás el dolor nunca se va, sólo se transforma, o, como el amor, se esconde.

Es esa palabra, que, cuando no es dirigida a mí, me pone de mal humor y me trae malos recuerdos y, cuando es dirigida a mí, bueno... hace dos años no me decían así. Pero hace dos años, seis meses después del primer incidente, logró hacerme llorar, sola, escondida en un baño, frágil... como hoy.
Siempre el mismo resultado, pero, por sobre todas las cosas, rabia.
Odio.
Y, cuando viene de la persona correcta, como hoy, demasiado dolor.
Daño.

"Y el chico curioso encontró una flor y se enamoró de ella, pero no era una flor cualquiera, era una rosa, llena de espinas. Y trató de sacar las espinas una a una para poder tenerla, pero nunca pudo sacarlas todas. Entonces, la dejó. Es que la rosa necesitaba su armadura para no sufrir cuando él la dejara, y, como ella siempre supo, así fue."

Quizás abrir una herida nueva no habría sido suficiente para lograr vengarse, por el dolor que yo le causé. Una herida nueva no habría dolido tanto.
Tenía que abrir la única herida de la que le había hablado, que él sabía que aún me daba rabia recordar, la que me había hecho dudar tanto de si debía confiar o no en los demás, y, que aún tres años después, odio a quien me la hizo.
Quizás él quería que yo lo odie.

Yo, en mi torpeza, lo dañaba una y otra vez, eso me dolía y me hacía sentir tanta culpa, me hacía sentir tan mal. Yo nunca le quise hacer daño, pero esta vez fue intencional.
Como si yo, sin querer, lo hubiera hecho caer y él, para vengarse, me apuñalara.
Venganza en el más puro sentido de la palabra.

Esta vez, sí sé que terminó todo.
Siempre quedó la duda, siempre las ganas de hablarle o abrazarlo, pero ahora sí sé que terminó. Ya no queda nada.

"Pero, ¿quién podría hacerle daño a una chica tan linda, Sr.C?"
Al parecer, tú.

Sr. Cerebro, tenía razón, siempre tuvo razón. Y yo no lo quería escuchar.
¿Podría, por favor, encargarse del desastre como siempre?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Emooooooooooooo
Tuve que leerlo dos veces para entenderlo, pero no creo que pueda terminar de entenderlo, a pesar que soy bueno entendiendo a otros...
O tal vez si lo entienda pero prefiero no decir que lo entendi...

Dolor, Odio? eres muy joven para sentir verdadero odio. . .

StaliM dijo...

En vdd noc exactamnt de q se trata, pero creo que lo q queda es levantar la cabeza y seguir adelante (:

En silencio dijo...

Odio, odio, odio..., me suena familiar. Pero date cuenta que tal vez no odias a la persona, sino a la situación; es bastante difícil realmente odiar (así como realmente amar) a alguien en vez de sólo molestarse.
Espero que el Sr. C. pueda cuidarte bien. Por experiencia propia diría que es algo aburrido cuando lo hace; es como tener que decidir entre "ni el bien ni el mal" y "el bien y el mal". Generalmente me escapo del Sr. C., pero últimamente las escapadas me duran bastante poco, tal vez esté haciendo su trabajo demasiado bien... ya, qué va!

M. dijo...

ya sé que no lo odio a él, jamás podría, pero odio lo que hizo y como me hizo sentir, como me siento aún :/

Luchito dijo...

Bueno, yo creo ke en la vida no hay nada ke justifike nada, como la venganza no puede ser justificada.
No hay razones logicas para hacer sentir mal a un persona, deberias tener siempre en cuenta ke lo ke paso en el pasado paso y deberias superarlo, porque tendra su razon.

Christian dijo...

y eso es lo que llamo llegar a los extremos de la hipocrecia

En silencio dijo...

Es cierto lo que dijo luchito, la venganza no puede ser justificada, sólo explicada.

Kike dijo...

Hey dude, just relax, ignore any stupid word and enjoy ur life with God, your family and your real friends =D. Got it? ... So do it

M. dijo...

Extremo de la hipocrecia? Explain yourself.