lunes, 16 de enero de 2012

Estupideces femeninas

He notado algunos patrones en la conducta de las mujeres, particularmente de las mayores, que realmente parecen estupideces. (Sí, sé que soy mujer y espero no caer en esto).

Tal fue el nivel de tontería que sentí la necesidad de escribirlas aquí.

1. Los zapatos: El otro día me puse un par de ballerinas que mi mamá quiso comprar. Después de unas horas en mis pies, lograron hacerme una herida de lo incómodas que eran, por lo cual me las quité en la calle y regresé descalza. Ayer tuve que volver a ponérmelas porque mi mamá también botó casi todos mis zapatos dejándome con poquísimas opciones. 

El diálogo se dio de la sgte manera:
-"Ma, dame una curita para estas ballerinas, las odio, son incomodísimas."
-"Mira, yo me he puesto curitas en todos los dedos. Los zapatos abiertos siempre son incómodos."
-"No entiendo, ¿te compras zapatos sabiendo que son incómodos?"
-"Sí, se ven bonitos, todo el mundo lo hace."

Al parecer, las mujeres del mundo se compran zapatos incomodísimos porque se ven bonitos. Suena realmente tonto. Sí, he usado tacos y son incómodos, pero nunca he tenido la necesidad de ponerme curitas. Tener que usar eso ya me parece mucho level.  Y si se toman la molestia de averiguar, notarán que muchas mujeres sacrifican sus lindos pies por los zapatos incómodos as hell. Para mí, no lo valen.

2. The resentida one: existe la costumbre femenina de molestarse sin que la otra persona lo sepa, no decir nada y guardar resentimiento POR SIEMPRE. Yo caigo dentro de lo de forever resentida, siempre recordaré una pelea, por pequeña que sea. Sin embargo, no me gusta caer dentro del "sin que la otra persona lo sepa y no decir nada". 

Cuando hablas con una mujer mayor, podrás darte cuenta de todo el resentimiento que ha guardado hacia diferentes personas, personas que quizás quiera mucho, a quienes nunca perdonará completamente por hasta la falta más pequeña.


Supongo que es normal esperar a que la otra persona note su falta pero si ya pasaron 2 semanas y sigues molestísima y la otra persona no tiene idea de por qué, sería gentil decírselo. Peor aún si ni siquiera le dejas notar que estás molesta pero te quejas de ella con un superior. Lo mejor es afrontarlo cara a cara y punto, cosa que no suele pasar tratándose de mujeres.
Nótese particularmente esposas molestas.



En mi opinión, siempre es mejor afrontarlo y decir las cosas como son, "estoy molesta porque hiciste tal salvajada, pide perdón ctm". Como: "estoy molesta porque me arreglé y llevo 13hrs en estos tacos incómodos y nunca lo notaste". Dos problemas en uno. 


Todo sería más fácil si lo aplicáramos a la vida diaria, pero preferimos complicarnos por tonterías.


Pd. No puedo creer que se me ocurrieron solo 2 ejemplos, siéntanse libres de añadir.

3 comentarios:

Sandra R.SM dijo...

Cuidado te enfermas de tanto andar descalza en el suelo frío de la cocina.

Angela dijo...

A mi también me pasa lo mismo, no le veo el gusto de andar con bonitos zapatos si vas a estar incómoda. Yo prefiero las zapatillas aunque a mi mamá trata de mil maneras que use zapatos =P!

M. dijo...

3. Perpetuar el machismo: Nunca falta un comentario femenino tipo "Lloras como niña", "Tengo que ser fuerte como un macho"...
Realmente ese tipo de comentarios me fastidian y lo único que hacen es contribuir a que permanesca el pensamiento machista en el mundo.
Seriamente, las mujeres podemos soportar muchísimo dolor, no me imagino a un hombre poniendo cara fuerte ante alcohol o agua oxigenada sobre una herida. Con respecto a fuerza podemos ser más débiles pero nuestro umbral de tolerancia de dolor es alto, imposible imaginar a un hombre soportando dolores de parto.
Si queremos igualdad o respeto tenemos que dejar de vernos como menos.