viernes, 4 de enero de 2013

Cupcake Wars

¿A uds no les pasa que ven un reality y piensan "yo podría ganar eso"? A mí me pasa con Cupcake Wars. Hoy justo veía "2 broke girls" y mencionaban el show. Realmente es uno de mis programas favoritos, me parece alucinante.

Me gusta hacer cupcakes (o muffins, en verdad nunca entendí la diferencia) desde el año 2007. Mi meta alguna vez fue abrir una tienda de muffins con una rampa de skate en la parte de atrás. Me parecía una idea genial y vendía muffins en el colegio ni tan clandestinamente, tenían buena aprobación. El plan -o uno de los posibles planes de vida- era estudiar Empresas y luego un poco de repostería. HUEVADAS. Todo porque creía que tenía que estudiar en la Udep obligatoriamente. En fin.

Me encantaba hacer muffins. Me divertía toda la tarde, me esforzaba un montón por hacerlos cada vez más ricos, buscaba maneras de que se vean más bonitos e invertía el dinero que no me sobraba en decorarlos con M&Ms. Pero en mi casa todos eran felices cuando los hacía y ya bueno, amo los cumplidos.  Los mejores que he hecho fueron hace casi un año,unos de arcoiris que quedaron esponjositos y todavía se me hace agua la boca cuando pienso en ellos. Too much buenos.

A la mitad del año pasado remodelaron la cocina, cambiaron de horno y nunca volvieron a salirme bien. Con la nueva ubicación de todo, cambié de lugar los moldes, les salieron cositas blancas, llevé Microbiología, aprendí sobre hongos, entré en pánico y los boté al tacho. Muffins nunca más.

Aún así, amo ver ese reality porque es como revivir el sueño de la empresa de muffins; yo en una cocina gigante con una batidora de esas hermosas (no necesito poner una foto para que quienes cocinan sepan de cuáles hablo), masa por todos lados, hornos gigantes y muchísimos moldes llenos. Qué feliz me veía en mi cabeza -cabe mencionar que cuando tuve ese sueño aún no se hacían famosos acá, así que planeaba ser la primera en lanzarlos en Perú, obviamente no tomé en cuenta que hasta que pudiera concretarla se habrían convertido en una cosa súper común-. A pesar de todo, sé que eso no es lo que quiero hacer con mi vida. Mi deber es con la Tierra y no estaría tranquila en mi cocina sabiendo lo cagado que está todo afuera. Quizás algún día.

Siempre queda la tele, a través de la cual vivimos nuestros sueños frustrados. No necesariamente frustrados por otras personas, quizás por nosotros mismos como este sueñito mío, por perseguir un sueño aún más grande. Igual, es bonito pensar en lo que pudo ser y emocionarte viendo a los que compiten.

Todos lo hemos hecho, siempre pensamos que podemos ganarle al de la tele. ¿O me van a decir que no pensaban que le podían ganar a los de "Leyendas del templo escondido"? Y alguna vez jugué en una versión pequeña de "America's Next Top Model", lo confieso. Y no, no gané. También tenía el sueño de ser descubierta por un agente en el lugar más insólito, si no fuera por las pulgadas que me faltaban. ¡En fin!

Volví a leer la entrada que linkeé más arriba (realmente solo leí un pedacito, el que hablaba de las carreras) y me di cuenta de que hice las tres cosas que más quería a mí manera. Mi pequeño negocio de ropa con Por M., Ingeniería Ambiental en una universidad que amo como carrera principal (y elegir esa carrera sigue siendo lo mejor que he hecho), y los muffins que retomaré este verano como gusto. Qué bueno que encontré una manera de hacer todo lo que quería, qué orgullo -otra cosa es que lo haga bien-. 

En fin, estoy de buen humor, con ganas de cocinar y de saber ¿uds. en qué realities se ven compitendo?