jueves, 5 de septiembre de 2013

¿Tolerancia o atropello?

El otro día leí en mi muro de Facebook una noticia qué me hizo entrar en un cuestionamiento medio grande.

Una fotógrafa en EEUU se había negado a tomar las fotos para la ceremonia de matrimonio de una pareja lesbiana y una de ellas la había denunciado por discriminación. La señora se negó por motivos religiosos y alegaba que estaban yendo en contra de su derecho ejercer sus creencias. A pesar de todo, el juez falló a favor de la pareja diciendo que "eliminación de la objección de conciencia es el "precio de la ciudadanía"." Fuertes y feas declaraciones.

Ahora, vamos por partes y explicando por qué el cuestionamiento. Se puede ver desde dos puntos:

Obviamente estamos hablando de un caso de discriminación, pero si el empleado aceptara el trabajo iría en contra de sí mismo. Si ofreces un servicio y vives en una sociedad en la que hay más opciones, deberías poder decir no, gracias, busca a otro.

Pero, ¿qué pasa si tú eres la mejor opción o la opción más accesible? Las personas que están requiriendo de tu servicio no te están buscando para amargarte la vida ni pensando "ah, vamos a joder a este flaco porque nos va a decir que no y así podemos obligarlo a cerrar su negocio"; no. Están pensando "nos vamos a casar y queremos al mejor fotógrafo posible". E imagino lo HORRIBLE que debe haber sido para estas mujeres ser rechazadas. 

Imagínense estar planeando una ceremonia, después de taaaanta lucha para por fin poder llevarla a cabo, después de recibir taaanto rechazo a través de los años por ser como eres, para que cuando, finalmente, vas a poder comprometerte con la pareja que amas frente a tus seres queridos y la ley, y todo POR FIN parece salir bien, recibas rechazo DE NUEVO. No te mata, no es alguien importante para ti, pero era parte de lo que considerabas el día perfecto y te duele saber que a pesar de que tantas cosas cambiaron, algunas nunca lo harán.

Pero imagínate ser una persona de cierta religión y que te obliguen a participar en algo que no apoyas y no consideras válido, es más, hasta piensas que va en contra de tus creencias, y si no participas vas a recibir un castigo. No pues, qué horrible.

Ninguno de los dos lados suena bien. 

¿Tienen los negocios derecho a decir "no, a ti no te voy a atender"?

Sabemos que en Perú sí, el famoso "se reserva el derecho de admisión" a pesar de que tu dinero sea tan dinero como el de otra persona. Pero a nivel personal, ¿qué tan válido es ejercer esto?

Por mi parte, como Por M., he tenido la suerte de tener clientes que piensan como yo. Pero,  ¿qué pasa si un día alguien me pide que pinte algo que no apoyo? No solo eso, sino algo que va en contra de lo que considero correcto. ¿Podría decir que no? ¿Tendría que ofrecerme a pagarle la diferencia por hacerlo en otro lado? ¿Cuál es el procedimiento correcto?

En este caso, la multa. Pero no es el único caso conocido. Leí hace meses sobre un negocio de pasteles que se negó a atender una boda homosexual también por motivos religiosos y obviamente recibieron demasiadas críticas, no sé si llegaron a cerrar pero el dueño dijo que estaba dispuesto a hacerlo porque no podía ir en contra de sí mismo. Y la gente estaba más que dispuesta a boicotearlo, sin entender que para algunas personas la religión es un factor determinante y no, lo siento, esta no cambia con el tiempo.

En mi opinión, deberías poder negarte y ofrecerte a pagar la diferencia por las inconveniencias. Aunque podría existir algún sapo que haría eso para poder tener un mejor producto financiado en parte por otro negocio, que terminaría siendo como su auspiciador. Además, eso de "atiendo a unos y otros no" también generaría polarización y la mitad de los establecimientos no apoyaría algunas cosas,  o quizás algunos grupos sociales quedarían completamente aislados porque nadie querría atenderlos. 

¿Entonces qué? ¿Suck it up? ¿aguanta y hazlo porque es tu trabajo? ¿pero es tu obligación tomar el trabajo y si no lo has tomado, es tu trabajo?

Ojalá todos apoyaran lo inherentemente correcto pero, ¿no piensan ambas partes que ya lo hacen?

Difícil determinar el camino correcto. Quizás el juez tuvo la razón después de todo.

¿Opiniones?

3 comentarios:

Francisco Castañeda V. dijo...

No es justo que iguales el que alguien sea negado (con todo derecho) de un producto que alguien multado por no darlo. Especialmente cuando uno depende de creencias profundas en la persona.

No puedes forza el arte con la excusa de que "se está haciendo lo correcto". ¿Y en qué sociedad justa se considera "eliminación de la objección de conciencia" como "precio de la ciudadanía"?

merodeadoroscuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
merodeadoroscuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.