miércoles, 13 de abril de 2011

2da vuelta

Hace varios días tengo un borrador pero no puedo publicarlo sin primero hacer referencia a esto. Sé que no soy una conocedora de política, no tengo ninguna autoridad, pero como siempre, me gusta compartir un poco de mis experiencias.


El domingo fui a votar por primera vez y la verdad estaba emocionada. Ingenua, sí. Es decir, sabía que mi candidato muy probablemente no pasaría a segunda vuelta, pero igual estaba algo emocionada por "hacer que mi voto cuente."

Vale, fui, voté, me llené de tinta las manos y las piernas (porque así de torpe puedo ser) y salí con una gran sonrisa. Sí, orgullosa de mi voto.


Llegó la hora del Flash, no lo quise ver. Y solo confirmó lo que temía: Keiko vs. Ollanta.

Sí, me dio miedo. No me puse a insultar a los electores ni mucho menos. Comprendo plenamente que lo que yo considero necesario no es lo mismo que otra persona puede necesitar. Que mis criterios de elección no son los de los demás. Que yo no sufro lo que otras personas del país viven ni conozco su desesperanza o lo que puedan sentir. Entiendo que hayan elegido a esos dos candidatos, yo no lo habría hecho (y no lo hice).

Tampoco me lo tomé bien, sigo como en negación. Ahora tengo un voto que no quiero usar. Obviamente debo usarlo, tendré que leer y analizar planes de gobierno, compare y contraste como hacía en Historia, analizar discursos y campañas... voto informado.

Por ahora, sigo en negación. Me he permitido sentir eso que se llama miedo, miedo ante un futuro incierto y ante lo que seguramente será un cambio.

Entiendo, la verdad. No vivo la realidad del país, no tengo idea de donde queda nada cuando me dicen en la universidad, nunca he tenido dificultades de verdad. Tendría un cero en identidad nacional si existiera eso. Sé muy poco de conflictos, a las justas conozco los ambientales, sé muy poco de la realidad del país.


Yo leo todo echada en mi cama en la laptop, me enteré de los resultados por Twitter y sí, le puse "me gusta" a la página de PPK en Facebook.

Pero hay niveles. Ya la gente cayó en el racismo después de los resultados, en la ridiculez.


No está bien, simplemente no está bien. Comenzando porque si insultas a los demás en nombre de un partido político, logras desprestigiar al partido y a ti mismo. ¿Qué asociación política quiere mandar un mensaje de desunión? ¿Acaso todos los miembros son un montón de racistas que se creen superiores a sus compatriotas? ¿Se creen mejores simplemente por el lugar donde viven, por su "educación"? ¿De que les sirve tanto "conocimiento" si son tan arrogantes? No encuentro las palabras para describirlo. Es indignante.

Y encima piden un referendum. ¡(#)Ya fue manyas! No pasó tu candidato, supéralo, concéntrate en los que quedan. No porque tú "sepas" tienes más derecho a elegir que los demás. ¿Cómo decir que sabes si ni siquiera estás dispuesto a conocer un poco de la situación de los demás? ¡Ni siquiera tratas de entender por qué los resultados salieron así!

Sumados Keiko y Ollanta llegan a más de 50%, eso no sale de la nada y no vas a conseguir que se anulen las elecciones, no vas a conseguir que PPK pase, ¡ya fue! ¡Vota por los que quedan!

Sí, seguimos todos en negación.


Por ahora, en mi desinformación y en mi influenciabilización (?) por los medios, por toda la contracampaña que les han hecho, puedo decir que temo por una cosa. Eso es mi universidad. Fujimori papá no se llevaba NADA bien (info acá) con la Agraria, a pesar de sus estudios, nos perjudicó mucho y no sé si Fujimori hija quiera hacer algo en contra nuestra.

Humala de hecho nos apoyaría económicamente, pero ¿trataría de involucrarse demasiado en los asuntos estudiantiles? ¿trataría de reformar silabús y docentes? ¿trataría de controlar los temas que se nos imparten? ¿renunciarían los mejores profesores?


No hay cómo saber, la verdad. Cualquiera de las dos opciones en este momento me parece peligrosa. Sí, hay que informarse, pero no todo está escrito...

Pueden parecer miedos tontos, mal fundamentados, pero están. Si alguien desea aclarar algo, son bienvenidos.


Esta segunda vuelta siento que no elijo yo, yo ya elegí, ahora le toca a los demás. Sí, elijo yo también, lo sé, tengo un voto que cuenta, uno sobre diecinueve millones, pero es uno.


Tengo que reponerme del golpe inicial, supongo. La imagen bonita de la política (esa endulzada en tonos amarillos, turquesas y fucsias) no solo fue destruida por los resultados, sino también por las personas que supuestamente compartían mis ideales. Admiro a PPK, confío en él, lamentablemente muchos de sus seguidores demostraron ser unos racistas engreídos, pero sé que no es lo que él representa.

Espero que no se rinda con nosotros, que desde donde trabaje busque mejorar el país, sé que lo hace.

Y nada pues, a esperar el 5 de junio, a cruzar los dedos y rezar por el milagro (?)

La imagen más recurrente en mi cabeza es la de "La casa de los espíritus". (Esto si ganara Humala y fuera un buen presidente).


Los campesinos y el pueblo, oprimido, esperaban las votaciones, el candidato iba a ganar esta vez. Los de derecha estaban seguros de que las elecciones eran suyas de nuevo, siempre amenazaban pero nunca pasó nada. Llegó el día y ganó el candidato de izquierda, del pueblo. Quiso hacerlo bien pero no lo dejaban, la derecha puso todas las trabas que pudo económicamente, le abrió las puertas a EEUU para organizar un golpe de estado, pero el pueblo seguía con el presidente, a pesar de las dificultades. Al final la derecha pudo más. Y los militares los cagaron, nada salió como ellos esperaban.


Espero que sepamos aceptar con gracia la decisión del pueblo, que nos dejemos de caprichos y aceptemos que esto es lo que pidieron. Que no pongamos trabas para el desarrollo de un buen gobierno pero que no olvidemos que debemos hacer valer nuestros derechos sobre todas las cosas, que nadie se mete con la libertad.


Espero que este miedo sea solo infundado y que todo se resuelva pacíficamente, que logremos igualdad (o nos acerquemos a ella), que no necesitemos humillar al otro para tratar de probar un punto, que los "ppkids" y en general, todos los que se consideren mejores, dejen de lado su arrogancia y sus supuestas buenas intenciones y de una vez aprendan que ellos tienen suerte de vivir como lo hacen, que se bajen de su nube. Y no me refiero a bajarlos obligatoriamente obligándolos a compartir su casa con 3 familias más, sino que aprendan algo de humildad y empatía.


Y paz mundial, ya que estoy en este plan de deseos tan dignos de miss universo.´

No quiero tener miedo del nuevo gobierno, eso es todo.

Hay que aceptar con gracia la derrota y ponerle una buena cara a lo que venga.

Tengo que dejar de lado los prejuicios. Keiko no es su papá. Humala no es Chavez. Hay que aprender a verlos como lo que son, individuos, conocer a su entorno, estudiarlos, a ver si se puede llegar a algo bueno. Por ahora no tomo un bando, es muy pronto para saber. Solo sé que quiero que Perú avance, todos, no pocos y que sepamos hacerlo organizadamente.

(Ojalá...)

4 comentarios:

Outsider dijo...

Me gusta tu opinión. Me llega la gente que exagera y dice que el Perú ya se fue a la mierda por esto, que se pone a racear y a tratar de ignorantes a otros. Sinceramente, lo que más me preocupa no son los candidatos, después de todo ninguno va a poder hacer mucho mal, sino que la juventud sea la que venga con este tipo de comentarios racistas, ignorantes y alucinados que claramente reflejan su forma de pensar :/

Franciscofcv dijo...

Me parece buena tu reflexión, al igual que tú yo también estoy harto de los comentarios de la gente acerca de quienes votaron por Keiko u Ollanta, incluso de parte de personas que pensaba jámas dirían algo así. Pero bueno, no es necesario seguir con eso.

Mi abuelo le decía a mi padre y mi padre me dice a mí que el país es de, justamente, de estas personas que votaron por Ollanta (lo de Keiko es una lógica más complicada) y no de nosotros que estamos casi todo el día frente a una computadora compartiendo nuestras idas en la web. Y en estas elecciones me dí cuenta y acepté eso.

El problema aquí (sí hay un problema, es innegable) es que quienes votaron por esos 2 sujetos con alguna esperanza de un cambio para bien no tndrán ni medio cambio, es más, las condiciones de vida de las clases bajas empeorarán y todo el país se decepcionará (de nuevo) de estas ideas pseudo-socialistas, recocidas y trasnichadas. De eso estoy seguro.

Pero gracias a Dios, la verdadera realización y felicidad de las personas no está ni en la política ni en las obras de los presidentes.

Aún no he decidido mi voto, lo que sí se es que va a tener que ser por el mal menor. Sea cual sea el resultado de la 2da vuelta solo me queda seguir esforzándome (quizás esta vez aún más) por mi desarrollo y de quienes me rodean, y tengo fe que mi país haga lo mismo. Eso de querer irse del país porque Ollanta o Keiko salen presidentes es demasiado estúpido.

Ahh, me olvidaba. Me has hecho reír demasiado con las palabras influenciabilización y ppkids. Jajajaja! Eres una genio. XD

M. dijo...

Jajaja PPKids no es mía jajaja

zub dijo...

x2 con lo de conocer su entorno.
De uno de los asesores economicos de Humala Sinesio Lopez:

"Los papeles se invirtieron con el Estado Velasquista que, a diferencia de otros Estados Populistas de América Latina en donde los caudillos políticos jugaron un papel central, fue construido por los guerreros, desplazando a las élites tradicionales, impulsando a élites industriales nacionales y organizando un estatismo orgánico, corporativo, incluyente, con una autoridad centralizada y directa, con una burocracia pesada y con un capitalismo de Estado, naturalmente voluntarista y heterodoxo en su política económica. Con el Estado Neoliberal, el péndulo se desplazó nuevamente hacia el lado empresarial, pero esta vez, ante la debilidad de las élites locales y las instituciones estatales, el componente externo (FMI, organismos económicos internacionales y el capitalismo globalizado) jugó un papel central mientras los empresarios locales y los militares sólo fueron comparsa y soporte de esta nueva forma de Estado, particularmente durante el gobierno autoritario de Fujimori."

http://blog.pucp.edu.pe/item/10055/empresarios-guerreros-y-caudillos-un-pendulo-fatal