lunes, 3 de octubre de 2011

Inseguridad & puente Primavera

Como algunos sabrán, yo confío mucho en la gente. Nunca pienso que me mienten, nunca pienso que me van a hacer algo malo. Es una manera algo ilusa de ver la vida, pero no quiero caminar siempre con un cuchillo en la mano ni mirando detrás mío a ver si me van a robar. Nop, yo confío en la gente. (Pueden corroborarlo acá)

En fin, esta manera de vivir me pasó factura hoy.

Estaba en la combi, sentada cómodamente escuchando Radiohead mandándome proyectadas sobre cómo será cuando vengan, con quién iré y demás. Era una venida en combi linda, escuchando Jigsaw fuertazo con los ojos cerrados y cantando para mí, todo bonito. De pronto me dieron ganas de escuchar Everything in it's right place así que saqué el iPod touch y comencé a buscarla. Para esto, ya estaba más o menos por el puente Primavera, iba por la canción 50 de 90.

67, Weird Fishes/Arpeggi. Acá me quedo, pensé. Estaba justo debajo del puente y la combi (en verdad era una marrón grande) paró a recoger gente. Justo cuando iba a guardar el iPod porque por fin había elegido una canción, un salvaje se sube por la puerta de atrás, me lo arrancha y se baja corriendo. La combi cierra las puertas y se va como si nada, así de rápido. Solo pude voltear y ver borrosamente la cara de satisfacción del ladrón y su casaca crema.

FAIL.

La gente a mi alrededor quedó conmocionada, yo trataba de calmarlos, estaba más con actitud de "fue pe'". Luego, cuando caminaba a mi casa, la rabia se comenzó a juntar. Pensaba "Csm voy a volver al puente, seguramente sigue ahí, le voy a pegar, esto no se va a quedar así." 
Llegué y llamé a Rodrigo, un amigo, para que me acompañe a buscar al ladrón. Él vino preparado con su machete y fuimos todos Walker Texas Ranger al puente. Por ahí nos encontramos a un serenazgo que hizo un par de llamadas para nos escoltaran y nos acompañaran un par de agentes. Obviamente no encontramos nada aunque yo no perdía la esperanza de ver al ladrón y pegarle. Ya no estaba.

Ya en casa no me dijeron nada, solo que estas cosas pasan y demás, qué se va a hacer.

Es terrible, terrible.

No es la primera vez que tratan de robarme ahí. El año pasado uno de los jaladores trató de sacarme ese iPod cuando subía a la combi pero me di cuenta. Aún así no me daba miedo. He cruzado ese puente a las 5am y no me ha dado miedo. Ahora tampoco tengo miedo pero me fastidia que las cosas se den de esta manera.

Me fastidia que no puedas comprar un celular o un iPod o una pulsera sin pensar en que te pueden robar, que no puedas sacar tus cosas libremente porque eso es un impedimento, un temor constante. Yo no quiero vivir mi vida con miedo. Y no quiero más policías, quiero menos ladrones.
Ilusa.