martes, 4 de octubre de 2011

Udep

Esta entrada la tengo pendiente desde hace más de un año. Me propuse escribirla antes de comenzar clases en la Agraria pero seguía y seguía posponiéndola, hasta que llegué a tercer ciclo y noté que nunca la había escrito y debía hacerlo.

Mi estancia en la Udep (y mi partida) marcan una época clave de mi vida. La mejor decisión que he tomado fue dejar Ingeniería Industrial y cambiarme a la Agraria, a la carrera que amo. Me siento orgullosa de haberlo hecho. Aunque esa no haya sido la universidad correcta para mí, los meses que pasé ahí fueron muy especiales.

Por un lado fue una época difícil, tener que, de alguna manera, "rebelarme" en contra de lo que mis papás siempre habían querido para mí y lo que yo había llegado a pensar que quería, decidir abandonar algo seguro y arriesgarme a quedar en el aire, por fin tomar una decisión por mí misma. Marcó grandes cambios en la manera en la que me relacionaba con los demás y conmigo.

Dentro de todo, siempre fue un ambiente donde sentí mucho amor y aún lo siento cuando voy a visitar. A algunos profesores aún me da un poco de miedo verlos porque siempre me resultaron intimidantes, otros no se acuerdan de mi fugaz paso por ahí, otras se emocionan cuando me ven y estoy eternamente agradecida con el apoyo que me brindaron. Esta entrada, sin embargo, quería dedicársela a las personas con las que compartí más: mis compañeros de Ingeniería.

Recuerdo que desde la primera semana de verano logramos compenetrarnos, de alguna manera todo fue cayendo en su lugar. Primero conocer a Rodrigo que justo estaba cantando Franz Ferdinand a mi costado, luego Andrea que llegaba tarde como yo, Sayuri que acababa de terminar BI, Claudia que era la pequeña... poco a poco fui conociéndolos queriéndolos.

Me acompañaron por el momento más difícil, cuando murió mi tía, justo para la tercera semana. Siempre agradeceré el apoyo que me dio Melgarejo escuchándome el primer día de clases después de eso, Gustavo que sieeeempre me dejaba abrazarlo para sentirme mejor y todos los que de alguna forma me apoyaron.

No recuerdo cómo me hice amiga de Urru y Carpio pero sé que son un mate de risa y Urru me había pedido especialmente una mención. ¡Ya no recuerdo lo que tenía que poner! Pero recuerdo que tenía que mencionarte jajaja. El grupo de la S, básico; Ricardo, Leo, Maryel...

También me acuerdo de Pedro Pablo llegando con los nuevos capítulos de Glee, 90210 y Gossip por los cuales yo no prestaba atención a ninguna clase y a veces se me caían las lágrimas en plena explicación (y llegaba Gustavo con su pañuelo). Y me acabo de acordar de cuando llegó con el video de "Ayúdame ayúdame" y terminé en el suelo llorando de risa. Omar que no entendía nada de series pero luego se pegó con un par, fácil una de las personas a la que le conté más cosas. Omarcé.

Tardes de estudio en la casa de Sayu, con su afición por los viejitos que me terminó contagiando, redactando algunas de las entradas de este blog mientras todos chancaban. Estudiando para ingresar a la Agraria en plenos finales de la Udep. Uno de los cumpleaños más lindos que he tenido viendo el Mundial en la cafeta y con un regalo hermoso que solo mis amigas podían darme :) Porque en la Udep no paraba tan foreveralone como en la Agraria. Cosa rara.

No puedo retratar el cariño que siento por ese grupo humano. Supongo que ahora me entró la nostalgia porque hace tiempo no los veo. Y de hecho les debía esta entrada. Me gustaría poder verlos un poco más seguido, fueron muy buenos momentos los que viví a su lado y cada reunión ha sido igual de bonita.

Solo quería escribir esto para que sepan que los quiero y en verdad agradezco haberlos conocido aunque me haya ido. Son grandes personas y de hecho no los mencioné a todos (hola Acostaaaa :)), en verdad gracias por haberme acompañado esos 7 meses y por acompañarme aún ahora que no estudio ahí. Los quiero :)