miércoles, 28 de octubre de 2009

Francisco Fernando

Casi "Crónica de una muerte anunciada".

Francisco Fernando tenía 62 años cuando murió.
Ese día salió con su esposa en un paseo.
Él la amaba mucho.
Estaban en peligro.
Ese día ya habían tratado de matarlo, sin éxito.
Tenía un cargo de poder y estaba en su destino contar con aún más, mas con el poder, venía el resentimiento de mucha gente.

Él quería arreglar las cosas con todos, por eso decidió dar un paseo en un lugar donde lo odiaban, para demostrar sus buenas intenciones.
Pidió que por favor no le pusieran demasiada seguridad, sólo 120 guardias.
El camino que iba a recorrer era largo y pidió un carro sin techo para que la gente lo pudiera ver, quería viajar sin guardias en el carro.
Por primera vez, su esposa lo acompañaba. Normalmente no se permitía su presencia porque ella era una plebeya, sin embargo, se había hecho una excepción en este día por ser su aniversario de bodas.

Paralelamente, un grupo terrorista había estado planeando un ataque. Seis jóvenes de no más de 25 años, algunos incluso menores de 18, habían elaborado una maniobra de ataque muy organizada. Se distribuirían a lo largo del recorrido designado, en posiciones distintas.
El primero, le dispararía. En caso de fallar, el segundo hombre, acompañado de uno más, le lanzaría una bomba unas cuadras más adelante. Tres hombres más lo esperarían unas cuadras más lejos, listos para dispararle. Finalmente, después de haber cumplido con la misión, los seis tomarían cianuro y se lanzarán al río detrás suyo, pasarían a la historia como héroes.

Entonces, todo comenzó. Francisco Fernando y su esposa saludaban a la gente, todos les sonreían. Pasaron frente al primer terrorista que los esperaba, este no reaccionó a tiempo. Se salvaron. Siguieron con el recorrido y llegaron al siguiente punto. Entonces les lanzaron la bomba. El segundo hombre la lanzó apenas vio el carro acercarse, pero olvidó la diferencia de 10seg para que se active la misma. Esta simplemente chocó contra la parte trasera del carro y rebotó. Francisco Fernando instintivamente utilizó su cuerpo para proteger a su esposa, ambos salieron ilesos. Otros guardias no tuvieron la misma suerte, algunos murieron y otros resultaron heridos. El segundo hombre, al ver que había fallado, siguió con el plan, tomó el cianuro y se lanzó al río. Los policías lo siguieron y lo encontraron. Para su mala fortuna, el cianuro era demasiado viejo y sólo le causó vómitos. Fue capturado e interrogado, mas no confesó.

El paseo continuó, pasaron frente a los otros tres terroristas pero ellos no reaccionaron a tiempo, seguían conmocionados porque habían escuchado la explosión, los vieron pasar frente a ellos y no hicieron nada.

Se habían salvado.

Él y su esposa llegaron a su destino, había una recepción en su honor; mientras tanto, al otro lado de la ciudad se encontraban los terroristas, lamentándose por haber fallado, temiendo ser delatados por el que ya había sido capturado. Uno de ellos estaba molesto, con tan sólo 17 años, ya estaba muriendo de tuberculosis y había visto a muchos de sus hermanos morir, estaba dispuesto a sacrificarse por su país. Frustrado, decidió ir a comer algo a una panadería.

Francisco Fernando decidió ir a visitar a los heridos del atentado. Esta vez, un amigo suyo se ofreció a ser su escudo humano y se puso a su lado izquierdo. Aún estaba en el carro descapotado. El chofer debía llevarlo por la calle principal pero se confundió y dobló, metiéndose en una paralela. En esa calle estaba la panadería y fuera de esta, el terrorista. Él no sólo vio a su objetivo justo en frente suyo, sino que este además se detuvo, pues el chofer notó su error y debía doblar, mas el timón se había atorado. Entonces, se encontraba Francisco Fernando frente a su asesino, sin intermediarios.

Él sacó su pistola y disparó dos veces.

Una de las balas impactó a Francisco Fernando, quien comenzó a desangrarse.
A su lado, su esposa también estaba herida. Le habían disparado en el estómago.
Él la miró y le dijo: "Por favor, no mueras, por nuestros hijos."
En ese momento ella estaba embarazada.
Ambos murieron en el carro, sin que nadie pudiera salvarlos.

Un error del chofer y otra serie de coincidencias los llevaron a su muerte. Él era el archiduque de Austria-Hungría. Este pasaría a la historia como el incidente de Sarajevo.
Su muerte daría inicio a un conflicto conocido como la Primera Guerra Mundial.
Francisco Fernando es también conocido como Franz Ferdinand. ¿Les suena familiar?




Fácil la historia puede sonar (o leerse) aburrida, pero cuando vi una película sobre esto en el salón, casi lloro. Me dio demasiada pena verlo morir así. Para mí siempre había sido unas letras en mi libro de Historia y un nombre dramático estilo telenovela. Ahora tenía rostro y una familia. Ow.


Cambiando totalmente d
e tema, hoy estaba en el bus con StevieWonderPrinceNacho y me hizo escuchar unas canciones de Stevie Wonder y Prince. Según él, mejores que mis "4 canciones". Estas eran "Partime lover" y "Kiss", respectivamente. A ver si alguien opina lo mismo jaja.

Por cierto, me imagino que muchos ya lo saben, pero lo diré igual. Franz Ferdinand (el grupo) viene el 25 de Marzo de 2010 :)

...y en una semana comienzan los exámenes internacionales. Qué miedo.

4 comentarios:

Boris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Boris dijo...

y en honor al archiduque FF vino el nombre de la banda :) ... maldita muerte, excusa de miles más.

En silencio dijo...

mismo destino final no?

XtootX dijo...

...Octubre