martes, 29 de junio de 2010

But I can't help thinking we grew up too fast

"And they say it's only natural,
they say we're coming along just fine.
But I can't help thinking we grew up too fast."

No, este no es otro momento de crisis existencial, simplemente he estado pensando.

Ayer vi a mis amigas de colegio después de mucho tiempo y, si bien no las extrañaba, había olvidado lo bien que la pasábamos juntas. Fue bonito verlas.

Yo no suelo extrañar a mucha gente (no quiere decir que no extrañe mucho). Por algún motivo, me es fácil no ver a los de mi promoción. No veía a mis amigas desde hace 2 meses, no les hablaba mucho y no sentía necesidad de verlas. Claro que me alegró mucho hacerlo. A veces olvido lo importantes que son.

Es curioso todo.
No es un nuevo comienzo.
A veces me pongo a pensar en cómo son las amistades. Pienso en dos puntos separados y un hilo. Cada día, cada conversación, es el hilo que pasa de un lado al otro. Es imposible hacerlo desaparecer, ya está ahí, la relación fue establecida. Pueden dejar de hablar y todo, pero eso no va a cambiar que hayan sido amigos y que hasta puedan retomarlo. La telaraña está ahí, ya no está tensa como antes, pero existe.

Los días tampoco son nuevos comienzos. Cada uno depende del día anterior y así sucesivamente. No es que las cosas vayan a ser diferentes cada día. Pueden serlo, las oportunidades que se presentan son distintas, pero siempre parten de algo anterior. No están suspendidos en el aire como sucesos aleatorios e independientes, un día trae consecuencias y es consecuencia de algo. Tus actos te llevan o te alejan de tu meta.

Me gustaría poder suspender el tiempo.
Me gustaría tener tiempo libre para hacer muchos muffins y repartirlos por todos lados, quiero tener vacaciones.
No puedo esperar para tener vacaciones de verdad, esas en las que no tienes que ir a estudiar y no te preocupa el estudio, no esperas un examen ni nada, sino sólo el comienzo del ciclo. Ya quiero vacaciones de esas.

El viernes cumplo 18. Quizás por eso pienso de nuevo en todo lo que es crecer.
Ya no pienso tanto en el futuro lejano ni le temo a trabajar, porque ahora estoy yendo por el camino que quiero.
Aunque sí me da miedo que todo no salga como lo espero.
Pero por eso tengo que esforzarme para que todo salga bien.

(Me fastidia tener que censurarme un poco por aquí)

"And they say it's only natural,
they say we're coming along just fine.
But I can't help thinking we grew up too fast..."

Es raro esto de crecer.
Hay tantas cosas que me ha costado mucho asimilar (y aún me c
uestan) y para todos son tan normales.
Es raro pensar que varios de mis amigos tienen pareja y que, eventualmente, todos tendrán una. Ya no es como cuando éramos más pequeños y era raro estar con alguien.
Es raro pensar que algunas de las parejas que veo ahora nunca terminarán.
(POOOO, qué fuerte. Pero que normal para todos.)

Es raro pensar que terminaré compartiendo todos mis días con alguien que en este momento es un extraño y no con mi mejor amiga.
Todo porque así son las cosas desde siempre, fácil incluso querré que sea así.

Bueno, nadie me obliga a hacer cosas que no quiero, nadie me impone nada y ya no pensaré que sí.
Crecer no tiene retroceso ni pausa, pasa con cada segundo y cada día que vivo, la telaraña se enreda más y nada de lo que pasó puede desaparecer.
No debo obsesionarme con lo que vendrá, sino cumplir con mis deberes lo mejor que pueda y ser feliz en lo que vivo. Poco a poco lograré lo que quiero y me encanta donde me encuentro en este momento.

Listo.
Así me siento un poco más tranquila.

Pd. La gran cita de este post la leí en un tweet ayer, resulta que es una canción de The Morning Benders que se llama
"Promises", por si alguien la quiere escuchar...

1 comentario:

L.N. dijo...

espero tus muffins, todo saldra bien... tal vez te hacia falta ese tiempo para darte cuenta que era lo que realmente querias o para tener el valor de enfrentarte de una vez a tus papis e imponerte ya que se trata de algo muy tuyo :)